Menos es más y el dilema del espartano mentiroso (+).

Acabo de leer, por septuagésima vez, eso de “Less is more”. Debo reconocer que nunca le presté atención, hasta ahora.

Mi primer impulso fue pensar “que estupidez”. El segundo fue preguntarme porqué me parecía una estupidez, El tercero, fue darme cuenta de donde veía el problema. El cuarto fue creer que podía escribir sobre eso.

Muchos de los que programamos hoy en día, de un modo u otro, somos hijos de una generación que valoró la abundancia. Déme dos, auto grande, casa más grande. Dos casas. Dos autos. Dos autos y una moto. Cuanto más, mejor.

Sin entrar en ese debate, creo que siguió esta corriente el “Menos es más”, apuntando al minimalismo, a despojarse de cosas de un modo ascético, espartano (todos calificativos que hoy tienen alguna connotación positiva, curiosamente).

No estoy en contra ni a favor del minimalismo, ni de ninguna corriente de pensamiento. Pero si me interesa que las cosas sean claras y evitar, cuando puedo, la confusión. Así que vamos a ponerlo claro.

Menos no es más. Menos es menos y no hay nada malo con eso.

El tema es que nos cuesta negar de donde venimos, y aceptar realmente que, aunque a veces (queremos que) nos gusten las cosas de líneas simples y despojadas, por dentro lo que realmente queremos es comernos una vaca rellena con un chancho relleno con un pollo relleno con jamón queso y huevo, todo a la parrilla con papas y panceta.

Creo que de ahí sale esa contradicción. Pedimos algo simple, que podamos entender, pero por dentro queremos mucho porque dentro de nuestras entrañas todavía sentimos que mucho es mejor.

Tal vez, por eso nos fascinan cosas como Rails, porque con sólo algunas pocas líneas en la consola, unos generadores hacen magia y tenemos una aplicación completa, grande, andando y en poco tiempo.

Pero esas pocas líneas de código son una ilusión, una fachada. Y encuentro que esconden algo peor que la complejidad que tienen detrás.

A veces una fachada simple esconde algo complejo y está bien. Porque uno puede decir “lo que está detrás es complejo, pero lo sé, lo entiendo y está contenido”. Eso es practicidad.

Pero a veces una fachada es sacar rápido la ropa sucia de toda la casa y meterla apurado en el balcón, mover la alfombra para tapar el piso sucio, encerrar al perro en el baño y poner un repasador sobre los platos sucios en la pileta. Todo porque tenemos visita y queremos que la casa se vea presentable ya. Eso es mentira.

Al menos hay que saber bancarlo. Con lo bueno que tiene abrir el código, leerlo y entenderlo, con lo malo que tiene que no hay magia que nos resuelva lo que no sabemos. Y lidiar con la constante pelea interna que nos hace querer ese link_to que tanto nos resuelve en Rails pero que escupimos con asco cuando defenestramos a Active… (inserte aquí su parte de Rails menos querida).

Por eso, menos es menos. Y está bien que así sea. O volvete a Java donde más es más y bancate la que te venga. O venite a vivir al campo y dedicate a la agricultura. Para gustos, los helados.

(+) En realidad el mentiroso era el ateniense que decía que todos los atenienses mentían, pero hacía falta meter un espartano… así que disculpas por la licencia.

 
15
Kudos
 
15
Kudos

Now read this

Err

Llevo algunas semanas preguntándome por qué escribo sobre software. No logro responderme, pero en el proceso creo haber descubierto, al menos, desde dónde lo hago. No soy un gran programador. Ni siquiera estoy seguro de ser uno bueno. No... Continue →